Oratoria, Sea un Experto Orador

El arte de la oratoria exige preparación

OratoriaHablemos  de  Oratoria, cuando una persona tiene que hablar en público asiduamente, y se empeña en hacerlo cada día mejor, lo más probable es que termine dominando el arte de hablar con elocuencia conocido como oratoria. Si bien es cierto que esta importante habilidad puede ser alcanzada por cualquiera, también lo es el hecho de que demanda mucha preparación y entrenamiento: esto es, mucha lectura, mucha investigación, mucho ensayo y, sobre todo, mucha, pero mucha práctica. Sin embargo, muchas de las personas que un principio no sabían ni cómo pararse en un escenario hoy en día dominan el arte de la oratoria.

Si por cuestiones de estudio o trabajo usted tiene que hablar en público con frecuencia, y  desea convertirse en un experto en la oratoria, debe saber que esta suerte de destreza cuenta con determinados parámetros a seguir. Es decir, el arte de la oratoria no sólo exige hablar bien, sino también romper la distancia con el auditorio. Para lograr el primer propósito, lo primero que debe hacer es conocer todas las técnicas para hablar en público, mientras que para conseguir el segundo, deberá aprender a ganarse a los presentes, aunque no todos concuerden con sus planteamientos. Si logra ambos objetivos, entonces el éxito estará asegurado.

Aplique estas sugerencias para mejorar su oratoria

Como parte de los pasos para hablar en público para dominar  la oratoria, procure ensayar varias veces su exposición, dominar muy bien el tema a tratar, apoyarse en los recursos de soporte, cuidar su voz y su lenguaje, así como su imagen y expresión corporal. Y para conectar con los espectadores, asegúrese de ponerlos de su lado desde que suba al escenario, agradeciéndoles, en primer término, su asistencia al evento y mostrándose amable, sonriente y agradable. Luego exponga su tesis con seguridad y desenvoltura, sin olvidar aprovechar algún momento de la exposición para dejar el tono protocolar o académico, y narrar alguna anécdota interesante. Un secreto de la oratoria en este sentido: si el relato en cuestión está vinculado con el lugar del encuentro, el auditorio se lo agradecerá doblemente.

Otra buena técnica de la oratoria para relacionarse con el público es darle participación durante la charla. Casi todos los expertos en oratoria dejan a un lado los discursos monótonos y, en su lugar, le ofrecen a los concurrentes la posibilidad de aclarar sus dudas o hacer algún comentario. Haga usted lo mismo y, en caso de que la exposición corra en dos tiempos, aproveche también el lapso de descanso para interactuar con los asistentes. Esto no sólo le permitirá conocerlos más de cerca, sino también ponerse a disposición de sus preguntas.

Por más que el tema en debate le parezca interesante, esté atento o atenta a las señales de aburrimiento que pudiera transmitir el público. Es decir, manténgase alerta a cualquier muestra de pérdida de atención como, por ejemplo, hablar con el de al lado, mirar el reloj una y otra vez o entretenerse con algo diferente a su charla. Si una o varias de estas señales se repiten es porque, definitivamente, su exposición ha dejado de surtir interés. En este punto, trate de “levantarla” nuevamente mediante algún recurso que saque a los presentes del tedio. Un buen remedio para rescatar su oratoria en este caso podría ser un chiste, pero –lógicamente- uno que realmente sea gracioso y que, además, esté muy bien contado, tal como requiere el exigente arte de hablar bien.

¿Qué hacer cuando aparecen los imprevistos en su oratoria?

La improvisación es otra de las herramientas más usadas por quienes dominan la habilidad de la oratoria. O sea, no basta con que usted haya ensayado una y otra vez el discurso a exponer: también debe prepararse para apartarse un poco del guión, sea contando una historia interesante, lanzando alguna pregunta o apoyándose en algún criterio que haya mencionado un orador anterior. Estas introducciones imprevistas le aportarán espontaneidad y frescura a su alocución y, de seguro, serán muy bien recibidas por el auditorio.

Otro elemento que todo buen orador u oradora debe tener presente es la posibilidad de disminuir o ampliar el tiempo de la disertación. Atendiendo que los eventos “en vivo” están sujetos a cambios de último minuto, tenga en cuenta este factor y prepárese para superarlo en caso necesario. ¿Cómo? Pues, conociendo de antemano qué elementos de la charla podría suprimir y cuáles podría extender. En este mismo sentido, si se va a apoyar en algún tipo de recurso visual, ensaye su presentación con y sin esa herramienta, de modo que si alguno de los dispositivos técnicos falla, tenga la posibilidad de hablar bien a pesar del imprevisto, de esta forma su oratoria no será  afectada negativamente.

Hablando de imprevistos en el arte de la oratoria, prepárese también para hacerle frente a un hipo inesperado o un ataque de tos, por citar dos ejemplos. Tenga en cuenta que los contratiempos existen y que una buena manera de contrarrestarlos, es encararlos con naturalidad. Por lo tanto, actúe con seguridad, tómese su tiempo, agregue algún comentario chistoso a la situación y, una vez pasado el trance, vuelva a su presentación como si nada hubiera pasado. Y al final de la charla, no olvide dar las gracias por la atención y el tiempo dispensados. El agradecimiento sincero, como todos los consejos mencionados, también forma parte de los pasos para hablar en público y de las técnicas para dominar el maravilloso arte de la oratoria.

Si usted aplica las recomendaciones que le proporcionamos en este artículo, seguramente va a ver resultados muy positivos en su oratoria en sus próximas presentaciones, así que no dude en aplicarlas en su próxima disertación. La práctica continua es la que desarrolla las habilidades en la oratoria, y así como usted, nadie nació con el conocimiento y la práctica de las técnicas para hablar en público, necesitamos aprenderlas y practicarlas.

Un punto interesante, es que podemos aprender sin lugar a dudas  de personas que ya tienen la experiencia y el conocimiento de las técnicas correctas, de esta manera no solo aseguramos aprender de forma adecuada, sino que también acortamos el tiempo en desarrollar las  habilidades necesarias para una excelente oratoria. Así que no se detenga, manténgase aprendiendo y siga practicando.

oratoriaArtículo: Oratoria, Sea Un Experto Orador

Dejame-tu-comentario-Azul

  1. carlos pax dice:

    es cierto que el arte del buen hablar es saber escuchar, felicitaciones y exitos en todo los angulos de la vida.

  2. edna dice:

    excelente enfoque en el tema, me sorprendo mucho, pues a pesar de no tener una preparación previa al leer todo esto, me dí cuenta que lo he aplicado en años, creo que el arte del buen hablar también es nato en algunas personas. Gracias porque de acá pude hacer un resumen para capacitar a otras personas para que puedan hacerlo también. Bendiciones.

Déjame Tu Comentario!

*